NUEVO:) ITINERARIOS 2013  
   
blog Nos lo pasamos bien ! Información y reservas info@terraderucs.org
Tel 687 569 631
 
   

Este apartado, recoge  descriptivamente un conjunto de conocimientos referidos a cuidado, costumbres, alimentación, etc., basados en los hechos reales, que me han sucedido a largo de estos años

 

Me gustaría compartirlos  contigo tanto si tienes burro como si te gustan estos animales.

 

Iré describiendo los remedios, basados en mi observación, leídos, transmitidos verbalmente por payeses, indicados por  el veterinario o por Tomás, el herrador.

 
   

 
   

Para no perderlos

 
Cencerros proporcionales  en tamaño, al volumen del burro. Por el sonido identifico a cada animal y ubico por que prados están pastando.
Bien sujetos a su cuello, mediante tornillos o hebilla, ni apretados ni excesivamente holgados para evitar que se enganchen con ramas.
Ojo, a veces se pierde el badajo
Cuando voy de excursión y mediante la colocación de un manojo de hierbas, dentro del cencerro,  evito su continuo tintineo que al rato puede cansar los oídos!!
 
   

Mooscaaasss!!!!!!!!!!!!!!!!! tábanos !!!! garrapatas  y bichos mil...

 

He observado que dependiendo de los años quizás debido a temperatura, humedad, etc. estos insectos aparecen en mayor o menor cantidad, algunos burros los padecen más que otros.
Una autentica pesadilla, he probado con productos químicos, aerosoles, desodorantes, etc.
El proceso suele ser: el tábano pica, emerge sangre y las moscas se dan su festín, infectando y ampliando la llagas
En algunos burros el proceso es más o menos virulento
En el caso de “Tro”, los tábanos le pican en los lagrimales y a partir de aquí, moscas y llaga, se lo curo con “Blastoestimulina” de uso humano   
Me ha dado muy buen resultado el aceite, de oliva o de girasol. Con un pincel unto abundantemente las partes de su cuerpo susceptibles de recibir ataques, ojos, orejas, nalgas, etc. La colocación de un mosquero es también una eficaz solución
Hay unas moscas no voladoras que se desplazan rápidamente entre su pelo, si las puedo coger,   ya  que es algo difícil, las elimino manualmente

 
   
 
   

El caso “Molsa” (nuestra burra blanca)

 

Llegamos Merche y yo un viernes de invierno muy de noche .
Como es de costumbre, los burros nos vienen a recibir, algún que otro resoplido y mucha fiesta  nocturna esperando un poquitín de pan seco. Pero… Donde esta Molsa? Rápidamente inicio una búsqueda  linterna en mano  ni rastro… después de mucho rato oigo un débil tañido del cencerro, corro hacia allí y me encuentro a molsa en el suelo liada con un alambre que le aprisiona una de sus patas y el pecho, llamo a Merche y entre los dos logramos con unos alicates poder liberarla. Se levanta, tambalea, cojea y poco a poco empieza a comer hierba
Cuantos días estuvo atrapada? En el peor de los casos, cinco.

 
   
 
   

Al día siguiente y al amanecer, observe unos profundos cortes en pecho y pata pues al intentar liberarse el alambre corto su piel. Lavé con agua y jabón, desinfecte con “Betadine” aplicando posteriormente “Blastoestimulina”.
Observe un comportamiento curioso, el animal dejaba curarse e incluso mantener su pata largo rato dentro de un cubo con agua fría y desinfectante.
Por suerte el frio invierno y la ausencia de insectos, facilito su curación
Ojo con lo alambres sueltos,  que procedentes de antiguos cercados, pueden quedar camuflados entre las zarzas, son una trampa mortal, hice una revisión exhaustiva de todos los prados y bosques.

 
   
 
   
Próximamente iremos comentando más anécdotas  
   
En preparación....  

- El burro “comecortezas”
- Els Revolcadors
- Descanso de burro
- El jardinero fiel con toques de infidelidad
- La paja en el ojo
- Comprar burros