blog Nos lo pasamos bien ! Información y reservas info@terraderucs.org
Tel 654 432 435
 
     
  ALGUNOS DE LOS ITINERARIOS 2014  
     
   
     
  LOS REPORTAJES: ORTAJES  
     
  ORIMAY. YUPIYA :) una familia con encantoIY........................ yNuestros proveedores de pan seco  
     
  Seis dias de viaje con burros  
     
  TAGA 2040 evo, 14a edició  
     
  VIDEOS de R  
  NUEVO !! Subiendo a la ermita de Santa Madalena de Perella (en catalán)  
  Un desayuno "gourmet ..."  
  Los burros, animales sociales  
  El acordeón de Martí RA dR  
     
     
  LA HISTORIA A  
     
 

La palabra burro es un derivado regresivo del latín tardío burricus que significaba "caballo pequeño"

 
     
  Bienvenido/a :  
 

Qué le vamos a hacer… nos gustan los burros !!

 
     
   
     
  Detalle de un grabado egipcio  
     
 

Desde la antigüedad en Egipto, Grecia y Roma, la literatura, la mitología, la religión, la botánica, la música, la pintura y la cultura popular… citan ampliamente a este animal.

 
     
   
     
  Onagro o asno salvaje, grabados antiguos  
     
 

 
     
  Giotto di Bondone (1266-1337) Entrada de Jesús a Jerusalén  
     
   
 

 

 
  Giotto di Bondone (1266-1337) La huida a Egipto  
     
  El burro, el asno, “el rucio”… obtiene protagonismo, en un gran número de relatos y fábulas, donde se le compara con ciertas formas de proceder del ser humano.  
     
 

 
     
  Jules David  
     
 

 
     
 
Francisco de Goya   Los Caprichos (fragmento)
 
     
  En literatura y pintura, citaríamos entre muchos otros autores, a Lucio Apuleyo, Cervantes, los hermanos Grimm, Juan Ramón Jiménez, Tomás de Iriarte, Giotto di Bondone, El Bosco, Goya, Picasso…  
     
   
     
 

En la actualidad, el cine de animación, le convierte en un personaje parlante.

 
 

Los burros, contribuyen en muchas partes del mundo, a realizar arduas labores.

 
 
Se estima una población mundial de 44 millones de burros, más del 96% repartidos en países subdesarrollados.
 
     
   
     
 

Imaginemos lo que puede significar para una familia de estos países,  la pérdida o muerte de su burro…  una situación que afecta gravemente la economía familiar, se quedan sin tracción animal (quizás de la única que disponen) y sin fuerza para labrar campos, transportar mercancía, obtener agua…

 
 

En nuestras latitudes, los paseos en burro, su utilización para prevenir incendios (se comen el sotobosque) y su cuidado como mascotas, son los principales usos.  

 
   
 

Suaves, laboriosos e inteligentes, humillados por algunas  personas, respetados por otras  y  maltratados  en algunas fiestas que aún asolan nuestra geografía.
En las labores del campo, nuestros antepasados,  tenían la ayuda de mulos y burros, aun hoy, podemos ver,  incrustadas en los viejos muros de algunos pueblos, las anillas de hierro que se utilizaban para sujetarlos, mientras los payeses asistían al mercado.
Cada uno de ellos, tenía nombre propio, y por longevidad (alrededor de 30 años), eran parte de la familia rural.
Animales que forman parte de la historia y que han contribuido a nuestro desarrollo.

 
     
   
     
 
Inauguramos este espacio con el propósito de formar un grupo de personas de diversas edades, que quieran compartir espacios y tiempos.
Mientras vamos discurriendo por milenarios senderos, este animal, cargado con sus alforjas, será el fiel acompañante  que generara mil anécdotas.
 
     
 

 
     
 

Del burro, conoceremos la historia, las necesidades, las costumbres y el trato, aprenderemos hasta donde llegue tu curiosidad y nuestros conocimientos.

 
 
Matinales, excursiones de uno o varios amaneceres y si nos animamos, un largo viaje a tierras lejanas…
 
     
   
     
 

Pisando la misma tierra de nuestros antepasados, nos aproximaremos a la historia, al paisaje, a la flora y la fauna, viviremos momentos únicos… un amanecer, una parada al mediodía bajo la sombra protectora de un roble,  un vivac bajo las estrellas, un baño en el riachuelo y si se tercia, alguna lectura comentada y conversaciones en torno al vivir…

 
     
   
     
 

Nos gusta sentir el rayo de sol, el  perfume húmedo después de una lluvia, la furtiva gota de sudor que resbala por nuestra mejilla, o el frío invernal que intenta colarse entre las rendijas de nuestro anorak… Estirar la vista hasta los últimos horizontes o concentrarla en el rápido caminar de las hormigas, que como recuas de minúsculos burros se afanan en transportar pequeños granos de trigo.
La fugacidad del  encuentro con lugareños o caminantes,  el saludo, la conversación y seguimos…

 
     
   
     
   
     
  Tenemos muchas ideas en mente, que iremos proponiendo y desarrollando  
     
  Gracias por visitarnos